lqni-1

APRENDIENDO DE OTROS: ENTUSIASMO Y APRENDIZAJE

Publicado por

Publicado por 28 noviembre, 2016

La pedagogía del proyecto de Arquitectura es una ramificación de la ciencia del entusiasmo. Por eso el arte del profesor, consiste en crear esa especial atención, convertirla en voluntaria, ayudarla a construirse. Y una vez compartida, conservarla, supervisar su engranaje y su funcionamiento, limitar su aplicación. Es tan necesario procurarla combustible como que éste sea el suficiente, sin excesos ni carencias, para que una vez fijada en un objeto de estudio, nos aseguremos de que es perseguido.

Ese estado es el motor secreto tanto del aprendizaje como del mismo hacer Arquitectura.

Porque estar entusiasmado, supone estar invadido, ceder a lo ajeno, dejarse manipular y vencer, ver romperse una parte de uno mismo para disfrutar de una especial transmutación. Hacer que esto suceda de manera prolongada en el tiempo, “hasta que las personas se transformen en personas distintas” como dice Quetglas, con otros instrumentos mentales ya propios e independientes del mismo profesor, es una tarea útil, aunque de manera sólo retrospectiva.

El aprendizaje del alumno no consiste, pues, en dar luz al “sin luz”, a-lumen, si no en proporcionar otro tipo especial de nutriente. Alumnus, del latino “alére”, es alguien “alimentado”. Aunque en realidad no de conocimiento puro, si no de entusiasmo.

Publicado el 5 de noviembre de 2012 por SANTIAGO DE MOLINA.

ADD A COMMENT